Travesía Stand Up Paddle En Altea (Cala Mascarat-Cap Negret)

Se trata de una travesía bella, en la que recorremos una zona muy tranquila incluso en verano, en la que además atravesamos varios puntos interesantes por sus paisajes, y también por su historia y geología.

Partimos desde la Cala Mascarat, un lugar muy bonito cerca del monte y barranco del mismo nombre y que sin duda harán que nuestra vista sea impresionante. Se trata de una cala de piedras en la que en los meses de verano hay un chiringuito, y que dispone de papeleras y mesas de picnic de madera, está situada al lado del puerto deportivo Marina de Grendwich.

Pincha para ir al inicio de la ruta

Partimos hacia el SO (hacía la derecha si estamos mirando al mar), y lo primero que encontraremos es el rompeolas del puerto, seguimos remando y al sobrepasar el puerto encontraremos la otra parte de la playa Mascarat que tiene en su parte sur un espigón de roca natural que lo hace muy característico.

Siguiendo nuestro trayecto hacia el sur pasaremos otro tramo de playa y una zona de rocas, debemos tener cuidado en esta zona porque hay poca profundidad. La siguiente que nos encontramos es la playa de la Solsida, como podéis ver en el vídeo, en la que encontraremos lechos de posidonia oceánica, no olvidéis que es una planta muy importante, tanto para la calidad del agua como para el combate al cambio climático ya que produce gran cantidad de oxígeno y fija CO2.

Muy cerca de esta playa adentrándonos un poco en el mar encontramos L Illeta de L’olla, un pequeño islote de rocas muy interesante desde el cual observamos hacia el Norte los acantilados de Toix, y hacia el Sur vemos la Serra Gelada.

Seguimos nuestro trayecto y llegamos al segundo puerto deportivo el de Mar i Muntanya, en el que hay bares y otros servicios también, por si queremos hacer una parada, desde aquí empieza la playa de L’Olla, en la que destaca Villa Gadea, una mansión construida en 1888, se trata de un edificio emblemático de la zona y de Altea sin duda.

Adentrándonos de nuevo ligeramente en el mar encontraremos L’ Illa de L’Olla más grande que la anterior, en la que incluso hay un par de calas, hoy en día es el reino de las gaviotas y otras aves marinas, pero se han encontrado numerosos restos arqueológicos que hacen pensar que quizá pueda haber estado habitada en la antigüedad, lo que sí es seguro es que toda la zona de L’Olla islas incluidas han sido una zona de pequeñas embarcaciones pesqueras, desde antes de los Romanos y hasta hace muy poco.

Ya desde la isla en unos pocos minutos de remo, llegamos a la zona del Cap negret en la que, nos sorprenden unos nidos de ametralladora de la guerra civil al lado del mar, un poco más adelante vamos viendo cambiar el color de las rocas, a causa de que el Cap Negret recibe su nombre de los afloramientos de basalto que hay en la zona, una roca que nos evidencia un pasado volcánico. En este cabo además del basalto, se encuentra un puerto deportivo, y detrás del mismo vemos un edificio muy destacable por su arquitectura, se trata de Villa García, construida la primera de cada del SXX tiene un diseño modernista, se dice que esto es así porque su primer dueño Emilio Sagi, era catalán y amigo de Gaudí y este la diseño para él.

Desde aquí iniciaremos el retorno de una manera directa, realizando el camino más recto.Esta travesía si queremos la podremos acortar accediendo por cualquiera de sus playas o puertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *